Hatha Yoga

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es imagen.png

Pensando en el Hatha Yoga lápiz en mano, mirando de reojo los nueve libros y algunos cuadernos sobre el yoga esparcidos por la habitación, llevo más de tres cuartos de hora intentando pincelar el artículo para este blog. Las frases aparecen y desaparecen casi enseguida debajo de una línea horizontal en ningún momento temblorosa, símbolo de mi negación de continuarlas; el torrente de datos es impresionante porque todos los libros aportan informaciones muy interesantes, que se complementan y enriquecen la mente de los interesados.

Pero de repente visualizo la mirada general de mis alumnos el primer día de las clases de yoga. Veo la inquietud, la curiosidad, alguna sonrisa tímida entonces empiezo a recordar lo que ellos necesitaron oír de mí: “Durante las clases – les decía con calma – trabajaremos mediante posturas de yoga para conseguir: flexibilizar las articulaciones, aumentar la elasticidad del cuerpo, fortalecer los músculos, activar la circulación sanguínea, mejorar los procesos digestivos, fortalecer el sistema inmunitario, obtener efectos positivos sobre el insomnio, liberar el organismo físico de tensiones relacionadas con lo emocional y crear un estado de calma y ligereza.”

“Pero ¿cómo?” – parecía que se preguntaba la gran mayoría.

“Además trabajaremos cuidando las actitudes justas de la práctica: aceptar nuestro estado físico actual sea cual sea, este es nuestro punto de inicio y no otro que hayamos idealizado; trabajar tranquilamente desactivando las prisas; encontrar nuestro ritmo, disfrutarlo y ampliarlo tranquilamente; buscar el límite cómodo que es el punto justo entre la comodidad y esfuerzo; no querer avanzar demasiado deprisa ya que el cuerpo necesita un tiempo de asimilación de los cambios posturales; procurar no competir porque cada uno estamos en un punto evolutivo diferente y la práctica no es una carrera; ser respetuosos con nuestro cuerpo, no forzarlo; de este modo siempre lo tendremos disponible, si no, se rebela y todo se hace cuesta arriba; procurar no estar demasiado pendientes de los resultados ya que lo más importante es disfrutar del momento presente.”

Y ahora os estoy hablando a los que estáis dispuestos a emprender este camino. Juntos, reeducando la respiración y utilizando algunas breves técnicas de meditación para principiantes, lograremos encaminarnos en el propósito del yoga que es: “hacer el cielo en la tierra, haciéndolo primero en nosotros”.

LAURA VLAICU
Yoga

Profesora titulada de Yoga Integral por la Escuela de Yoga Integral Mahashakti, escuela miembro de la federación Española de Entidades Formadoras de Yoga FEDEFY, Asociación de Profesores de Yoga Integral APYI y de European Yoga Alliance EYA.

Horarios de clases:

  • LUNES Y JUEVES de 19 a 20 h
  • MARTES Y JUEVES de 9:45 a 10:45 h

Las clases de Hatha Yoga tienen un aforo máximo de 6 alumnos

Pincha aquí para ver los horarios de la clase de prueba

Los comentarios están cerrados.